A veces las ganas de playa y piscina nos juegan una mala pasada y hacen que pasemos un tiempo excesivo al sol lo que puede provocar una insolación.

¿Qué es?

Es cuando pasamos demasiado tiempo al sol, sin protección y nuestro cuerpo sufre una subida de temperatura que no consigue regular.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Sudoración
  • Cansancio por pérdida de líquidos y sales minerales
  • Dolor de cabeza
  • Mareo
  • Visión borrosa
  • Piel enrojecida
  • fiebre
  • escalofríos
  • deshidratación
  • desorientación
  • Respiración acelerada y en ocasiones, ruidosa

¿Qué debemos hacer en un caso de insolación?

Lo recomendable es seguir una serie de pautas:

  1. Buscar sombra y un lugar fresco para tumbar a la persona en cuestión con los pies en alto
  2. Si tiene ropa ajustada, soltarla
  3. Poner paños mojados de agua fría en la frente, las muñecas, codos  en la parte posterior de las rodillas para reducir la temperatura corporal
  4. Ofrecer agua siempre y cuando la persona no tenga ganas de vomitar o esté muy mareado
  5. Si tiene una somnolencia prolongada, se recomienda contactar con emergencias

Prevención:

Además de conocer los síntomas de aviso, es importante tomar medidas de prevención ante el calor, sobre todo, en aquellas horas en la que la temperatura es mayor.

  • Evitar la exposición directa al sol
  • Usar protección solar
  • No estar en sitios cerrados como el coche sin ventilación alguna
  • Estar bien hidratado
  • Evitar bebidas alcohólicas o cafeína
  • Mojarse, bañarse o usar ventiladores o aires acondicionados
  • Reducir la actividad física durante las horas en las que pega más el sol